top of page

The seven covenants of Calvary

God's redeemed saints, who have departed to glory, fill the sky with their joyful songs of redemption. In Revelation 5:9, one such praise is recorded: “And they sang a new song, saying, You are worthy to take the book and to open its seals; for you were slain, and you have redeemed us to God with your blood, from every tribe and language and people and nation.”

The source of this redemption, Calvary, has cast its prophetic shadow over the lives of the first patriarchs. As she held her newborn children, the prophecy showed the life her child would live and they named him accordingly. In all their names, one letter of Jehovah's name identified the newborn as a child of God. Jehovah took for himself seven compound names to mark the sevenfold redemptive work of his offering at Calvary.

 

The following names establish a covenant of the work of Calvary respectively: Jehovah Jireh, Jehovah Rapha, Jehovah Nissi, Jehovah Shalom, Jehovah Raah, Jehovah Tsidkenu and Jehovah Shammah.

 

 

The psalmist David, understanding this great salvation, in Psalm 103:2,3, wrote: “Bless the Lord, my soul, and forget not any of his benefits. He is the one who forgives all your iniquities, the one who heals all your diseases.” Later, the prophet Isaiah, in his wonderful chapter 53, establishes the seven sufferings of death (in Isaiah 53:9, the Hebrew word for “death” is plural, as well as in Ezekiel 28:10), because Jehovah “laid on him the sin of all of us.”

 

“Surely he bore our illnesses, and suffered our pains; and we considered him stricken, wounded by God and humbled.” Hurt, bruised, punished and distraught. Isa.53:4-9. At Calvary, the Jewish messianic Yehoshuah, as he died, cried out, “It is finished.”

 

The apostle Paul, seeing that many Christians were neglecting the redemptive benefits of Christ Jesus, wrote in Hebrews 2:3 to warn us: “How can we escape if we despise such great health?” God's entire creation, heaven and earth, and life on earth, are prophetic memories of his sacrifice. The sixty-star constellations that make up the solar and lunar Zodiac tell the greatest of all stories. Even in the national history of Israel, all its commandments, laws, ordinances and national holidays were but figures of better things that would come with redemption.


One sees the same present shadows of Calvary's sevenfold redemption, throughout the entire Adamic race. Even the first patriarchs had to perform seven acts in worship because God only found them in sacrifice. Their offering would have been in vain if they had failed to obey God and lay their hands on the head of the sacrificial lamb. They had to look to the future at the cross, as we now look to the past, their acts of obedience were also acts of faith.

 

By placing their hands on the substitutionary sacrifice, they knew that it was only a substitute for the Lamb of God, which Abraham prophesied in Genesis 22:8, just as the Lamb, the Messianic Son of God is a substitute for each of us. When the sinner placed his hands on the little lamb about to die in his place, first, he had to confess his sin and his need, to identify himself with the sacrifice, and secondly, to Profess his faith, to fulfil the Word of God.

 

 

At Calvary, Jesus, our Lord, fulfilled every ceremonial ordinance of Israel. He not only gave his physical life by shedding his blood, but his soul which did not die on the cross, became the goat that carried all our sins to deep hell. In Psalm 88, the soul of Christ is seen in terrible torment, dying in the place of the soul of each believer. In Psalm 139:15,16, the church is conceived in her sufferings in deep hell. As in the heavens, in the heart of Lucifer, Ez. 28:12-19; Is. 14:9-17, we see that hell was conceived. Paul saw this scene of Christ descending into the deep parts of the earth in Ephesians 4:8-10, and David also had the same revelation in Psalm 68.

Jesus came in his earthly ministry, to live the Model Life for his Church, and he achieved by faith, like Abraham, to possess the sevenfold ministry of liberation from Calvary, even before he went to the cross. By the same faith, every Christian has reached Calvary and has placed his hands on the Lamb of God through confession, to lay his sins on him and in this way has obtained the grace of Calvary that imparts eternal life to us.

 

Then the apostle Paul arrived to preach the Gospel, based on the finished work of Calvary and composed of the seven biblical doctrines that flow from Calvary. These are found in Hebrews 6:1,2 and are: doctrine of Christ, repentance, faith in God, doctrine of baptisms, laying on of hands, the resurrection of the dead, and the seventh is eternal judgment. The seven covenants of Calvary that make up the apostolic doctrine, the bases of the early apostolic church are: Justification, sanctification, divine healing, divine health, rest of faith, resurrected life and glory of God.

 

Let us examine these seven covenants of Calvary that give the believer Complete Dominion over all things that now have him under dominion, the first is justification and the second, is sanctification. The first gives liberation to the human spirit (pneuma) from the guilt of sin, while the second gives our soul (psuche) or mental life, liberation from the power of sinful habits over us.

 

 

Justification brings repentance and the indwelling of the Spirit of Christ, who recreates our human spirit into a new, sinless creation. “Whoever is born of God (our spirit) does not sin, because his seed is in him; and he cannot sin, because he is born of God.” I Jn. 3:9.

 

I John 5:18 shows the assurance of salvation in the spirit of the believer and there are also thirty unconditional promises in the Gospel of John, such as: “And I give them eternal life, and they will not perish forever, nor will anyone snatch them out of my hand. My Father who gave them to me is greater than all: and no one can snatch them out of my Father's hand.” Jn. 10:28, 29.

This provides the born-again believer in Christ with a Work of Grace from Calvary that assures him an eternal Position in the family of God. Just as you have an eternal position as a member of your family because of your Birth and Blood. Paul refers to our perfect position of being “in Christ.”

Martin Luther, the Catholic priest, crawling on his bleeding knees, as is still common to see these days in Mexico, strove to remain saved or redeemed, through penance. Then God spoke to him: “Now the righteous (one who has been redeemed) will live by faith…”. Heh. 10:38. The new birth in Christ is once, but the second work of Calvary, sanctification, is progressive.

 

 

Si examinamos el segundo ministerio de liberación, santificación, efectuada por Cristo Jesús para nosotros en el calvario, vemos que es un apartarnos para Dios. Esta es la obra hecha en nuestra alma o vida mental, y con la ley de la mente, Ro. 7:23, tenemos una voluntad soberana de elección, así que tenemos necesidad de una profunda consagración para continuar nuestro andar en el Espíritu y no en la carne. Por tanto, al despertar a nuestra necesidad de una vida espiritual más profunda para vencer la naturaleza adámica de pecado, volvamos al calvario por fe, y reclamemos las arras de nuestra herencia, la cubierta de nuestras vidas por el Espíritu Santo, que fue la última promesa y profecía de nuestro Señor. Hch. 1:8. 

 

Esta obra del calvario está imperfecta en nosotros hasta que alcanzamos la madurez en Cristo. Porque empezamos en un Estado de bebés espirituales y conforme obedecemos los setecientos mandatos del Nuevo Testamento, y entramos en el poder de las muchas promesas, crecemos espiritualmente, conforme la vida de Cristo se forma en plenitud en nosotros. Así nuestra Posición (espiritual) es eterna, pero nuestro Estado de crecimiento varía conforme obedecemos o desobedecemos la Palabra del Señor. 

En cuanto escalamos esta montaña invisible del calvario para reclamar nuestra herencia en Cristo, y bebemos de las fuentes de vida, encontramos muchas piedras de incredulidad las cuales debemos echar fuera. Después de pentecostés, el Espíritu Santo desea poner algunos de los nueve dones espirituales de I Corintios 12:8-10, en nuestras vidas llenas del Espíritu. Algunos de los hombres son puestos en los cinco oficios ministeriales de Efesios 4:11, porque Cristo edifica su Iglesia Neotestamentaria en su Orden divino. Después de pentecostés, aprendemos a lavar nuestras mentes constantemente con la Palabra de Dios.

La tercera de las fuentes del calvario que cada creyente en Cristo puede beber de ella, es sanidad divina para el alma y para el cuerpo, hay tan poca predicación sobre el calvario en nuestras iglesias modernas, y las iglesias de Laodicea han llenado este pozo de vida con muchas piedras de incredulidad. 

 

Nuestras iglesias nos han enseñado lo que tenemos de incredulidad, al mencionar que los días de los milagros han terminado, y que no es la voluntad de Dios sanar los cuerpos enfermos, y otras más enseñan que esto no está en la Biblia.

Podemos quitar estas piedras de incredulidad al examinar el ministerio de vida de nuestro modelo, Jesús, quien sanó a los enfermos y también envió a sus discípulos y les mandó hacer lo mismo. El apóstol Pablo todavía lo practicaba en Hechos 28:7-9. El apóstol Mateo interpretó Isaías 53:4, 5 en Mateo 8:17 y dijo: “El mismo tomó nuestras enfermedades, llevó nuestras dolencias”. Cristo estableció el ministerio de sanidad como un don en la Iglesia Neotestamentaria. Lo estableció en la Gran Comisión a la Iglesia Neotestamentaria en Marcos 16:17, 18, que dice: “Y estas señales seguirán a los que creyeren: en mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas... sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”. Éste es un Mandato con Promesa. 

 

Muchos de nosotros en los pasados cincuenta años hemos avanzado con rapidez hasta la séptima posición de la gloria del calvario, pero al ser ignorantes espiritualmente de todos los beneficios de los pactos del calvario, el diablo nos ha hecho descender. Sin embargo, ahora estamos escalando con determinación para contender por nuestros derechos de nacimiento y herencia. Si puedes ver tus propias enfermedades en Jesús en la cruz, entonces pronto serás liberado, pero si tú confiesas que la enfermedad está en ti y no en él, entonces la sufrirás.

 

Ahora examinemos la cuarta liberación de los siete pactos del calvario. Ésta es salud divina para el alma y el cuerpo, tal como la tenemos para nuestro espíritu recreado. Levantemos nuestras estacas y movamos nuestras tiendas a un terreno más alto. Aquí encontrarás la fuente de salud divina llena de piedras de duda, temor, incertidumbre e incredulidad. La iglesia común ha fallado en suplir la necesidad del pueblo, y ninguna congregación puede subir más alto que su pastor.

En la ley de impartición, cuando la gente del Antiguo Testamento imponía sus manos en los sacrificios, consideraban solamente la Palabra de Dios. Debemos regresar al calvario en nuestra fe y obtener un entendimiento más claro de esta liberación, miremos atrás a los sacrificios de Israel, los cuales fueron memoriales del calvario, y examinemos su Ofrenda de Paz. Este sacrificio debía ser siempre por Fuego (el fuego habla de la unción que pudre el yugo). Éste proveía la paz cada día, una calma en el tiempo de las tormentas. Las manos eran puestas sobre el sacrificio y todos los castigos del pueblo eran impartidos por fe al cordero.

 

Cuando Israel entró a Canaán, comenzó un sacrificio diario, al ofrecer un cordero en la mañana y otro en la tarde, de esta manera siempre se quemaba sobre el altar un cordero en el fuego que nunca se apagaba. El profeta Isaías conocía esta liberación de paz y escribió: “... el castigo de nuestra paz sobre él”. Is. 53:5. Después en Isaías 26:3, escribió: “Tú le guardarás en completa paz, cuyo pensamiento (mente, conciencia) en ti persevera; porque en ti se ha confiado”. Hoy, miles de cristianos son vejados y atormentados con turbaciones físicas y mentales. Tú puedes Impartir por Fe todos tus Castigos de la paz sobre el Cordero inmolado de Dios en el calvario.

El quinto pozo de aguas de vida del calvario es paz y reposo. La anterior liberación de “paz” trajo calma en las tormentas de la vida, mas el pacto de paz y reposo de fe te conserva en reposo a través de todas las tormentas y pruebas de la vida, como el gorrión escondido en la grieta de la montaña descansa mientras la tormenta estalla.        
     
Pablo encontró este reposo y dijo: “Ninguna de estas cosas me mueve”. Hch. 20:24 (versión King James). Jesús encontró este reposo y estaba en paz aun durante su crucifixión y muerte. Tomemos por fe Colosenses 3:3, juntamente con Pablo: “porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios”.

Debes encontrar Reposo en cada una de estas posiciones del calvario, o no podrás ascender y poseer alguna más alta. Es tan importante que el cristiano encuentre Reposo en su justificación o nunca podrá entender y gozar de alguna experiencia más alta del calvario, porque aquí uno encuentra el Reposo de Dios. Cuando obras en tus preocupaciones, temores e incertidumbres de la vida, Dios reposa pero cuando tú reposas, Él obra.  

Los insectos, las aves y los animales salvajes viven en forma continua en la presencia de sus enemigos, sin embargo tienen reposo, así puedes tú asegurar tu reposo cuando crees, porque  Cristo vive en ti y estás sellado con el Espíritu Santo para el día de la redención, Ef. 4:30. La conciencia es tu fe despierta y tu reconocimiento consciente de Dónde está tu turbación, en ti o en Cristo, lo cual determina el resultado: “Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”. Mt. 12:37.  De nuevo, el Señor te ofrece Reposo en otro Mandato con Promesa: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar”. Mt. 11:28.

 

La sexta fuente de bendiciones eternas para los hijos de Dios es la vida resucitada. La mayoría de las enseñanzas hacen al creyente ver hacia la próxima venida del Señor y, por supuesto, cuando nuestros cuerpos serán vivificados en la resurrección, sin embargo, ahora hay una Vida Resucitada para cada creyente. Jesús estableció esta verdad para vivir por ella: “Yo soy la resurrección y la vida”. Jn. 11:25.

Otra vez Cristo  fundamenta la ley de vida. “Si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, él solo queda”. Jn. 12:24. Aquí la vida resucitada del calvario prescribe su orden, en muerte, sepultura y resurrección. Aun la pequeña oruga debe estar dispuesta a entregar su vida como oruga sepultada en su capullo, antes que la vida resucitada efectúe el milagro y la convierta en mariposa. En el momento de nuestra regeneración nosotros entregamos nuestra vieja vida, al considerarla crucificada con Cristo y sepultada, para que él pueda vivir su vida resucitada cada día en nosotros.

 

Cuando encuentres algún hábito mundano o pecaminoso que resurge en tu vida, es porque te has prestado al diablo. Entonces Satanás vive su vida en ti a través de la reavivada naturaleza adámica, y a menos que tú la juzgues con arrepentimiento, serás castigado con juicio correctivo. Encontramos que el apóstol Pablo, en Filipenses 3:10, presiona profundamente en cuanto a este poder de la resurrección, “a fin de conocerle, y la Virtud de su Resurrección”.

Ahora examinemos el séptimo ministerio coronado del calvario, la gloria de nuestro Señor resucitado. En Ezequiel 8 y 9, leemos acerca de las cuatro profanaciones en Israel: de su santo templo, de su sacerdocio, de su Palabra y de su pueblo, que causaron que la gloria de Dios se levantara de su vida nacional. 

 

Por causa de las mismas cuatro profanaciones en la vida individual y de las congregaciones, la gloria del Señor se ha apartado. Año tras año a través de los siglos, la gente incrédula dentro del pueblo de Dios, continúa rodeando el monte Calvario, sin presionar para alcanzar las siete fuentes de vida y la posesión de su herencia.

En I Pedro 5:4, Dios ha establecido una recompensa de gloria con la que coronará la vida del completo vencedor en Cristo. En el monte Sinaí, Moisés entró en la gloria de Dios. En el monte Carmelo, el profeta Elías vio la gloria de Dios descender. Jesús tomó a tres de sus doce discípulos, que tenían una consagración suficientemente profunda, al monte de la transfiguración para contemplarle en su gloria. 

 

Conforme las tinieblas cubrieron la cruz del calvario y a nuestro moribundo Señor, Dios sacudió la tierra, y los crucificadores de Cristo temblaron ante la presencia de la gloria de Dios. El apóstol Pablo insistió más profundamente en esta gloria coronada a través de los sufrimientos de Cristo, y en Filipenses 3:10, dijo: “A fin de conocerle... y la participación de sus padecimientos”.

Ahora estamos entrando en la última vigilia del Señor conforme cruzamos la última y séptima frontera de esta era de la Iglesia. El Espíritu nos llama para ascender y pelear contra el enemigo en los siete pozos de agua del calvario para que poseamos las alturas de Dios. Contendamos por la Fe o Credo Apostólico de los Siete Pactos del Calvario, que pueden darnos el completo reposo del vencedor en Cristo, al recordar que están puestos en Orden Divino para dominio, a fin de tener una victoria dominante sobre todo lo que ha tenido dominio sobre nosotros, y que el primer pacto de Dios con la prerraza, en Génesis 1:26, 28 pueda cumplirse en el Cuerpo de Cristo.

 

Los siete pactos son Justificación (para el espíritu), Santificación (para el alma), Sanidad Divina (para el cuerpo). Los últimos cuatro, para que Cristo sea plenamente formado en nuestras vidas, son Salud Divina, Paz y Reposo, Vida Resucitada, y Gloria de Dios. “Santificaos, porque Jehová hará mañana entre vosotros maravillas”. Jos. 3:5.

Contacto

Siempre estoy en búsqueda de nuevas oportunidades. Vamos a conectarnos.

914-123-456

bottom of page